sábado, 2 de junio de 2018



Dos sexos, dos géneros,
una sola persona...
Gabrielle Bouchard


    El martes 24 de abril leí un articulo en el diario El País que captó mi interés.

    Paso a exponeros en primer lugar de que va el articulo  para luego , seguidamente, desarrollaros mis reflexiones tal y como han ido surgiendo.

Gabrielle  Bouchard es desde el mes de diciembre la presidenta de la Federación de Mujeres de Quebec. Institución con más de medio siglo de vida que cuenta actualmente con unas 300 organizaciones afiliadas.

Hasta aquí no tendría nada que comentar si no fuese porque Gabrielle no nació Mujer.

La polémica ha estallado en Quebec. Como detractoras de este nombramiento se encuentran muchas feministas, como la periodista y escritora Denise Bombardier o Diane Guilbaut, presidenta de la Asociación por los derechos de las mujeres de Quebec (destacadas en dicho articulo).
Ambas señalan que "el feminismo está en riesgo". Bombardier añade: "¿Cómo puede hablar en nombre de todas las mujeres, ella que ha sido formada en la cultura masculina, ignorando las experiencias vividas por las mujeres desde la infancia?

   Lógicamente Bouchard ha contestado a estas declaraciones defendiendo su nombramiento acogiéndose a su trayectoria feminista defendiendo la lucha por la pluralidad que existe en la sociedad y en el feminismo. Con respecto a las experiencias vividas por las mujeres desde la infancia, ella responde preguntándose cuáles son,  insinuando su inexistencia...

   Empezaré por decir que me encuentro entre las defensoras de la experiencia compartida en la infancia. Siempre lo he creído. 

    Es cierto una mujer puede no tener las mismas experiencias ,cuando es niña, que otra incluso viviendo  en  la misma ciudad, región, país o continente. Claro que no. La sociedad donde crecemos es desigual así como  las creencias, rituales, familias, recursos, economía, ideario colectivo, etc... No hay una Mujer con igual infancia que otra al igual que no existe una Mujer igual a otra. Somos únicas e irreplicables.
Sin embargo algo nos une a todas. Nuestra biología. Ya sabemos, aunque todavía hay quienes lo dudan, que el género es una construcción social. Un hombre puede sentirse Mujer, querer serlo...Para ello puede o imaginar serlo o pasar a algo más radical como el cambio biológico. Este cambio, no obstante, es artificial, médico, no natural. La infancia de un niño que se siente niña o de una niña que se siente hombre no es la misma que la de una niña identificada por su sexo.

 La historia de estas últimas si es compartida. Se nos marca al nacer. Debemos ser "rosa", sumisas, pasivas, vulnerables, amables, delicadas......Se nos prohíbe el riesgo, la violencia, el orgullo, la ambición.... todo lo que en el hombre se valora y permite.

Nuestra biología nos hace sangrar cada 28 días, aguantar el dolor en silencio, medicarnos con fármacos no específicos para nosotras. Nuestro desarrollo nos aparta del juego, nos hace crecer de forma vertiginosa, desde el momento de nuestra primera menstruación dejamos de ser niñas. Y esta nos puede venir a los 12 o 13 años, incluso antes.... Dejamos de jugar para convertirnos en futuras madres. A partir de ahí la Mujer tendrá que luchar contra su posible maternidad, contra la necesidad impuesta de ser madre para realizarnos, y cuando se nos retire en la menopausia luchará por reivindicar que su "vida social" que no la biológica, no ha concluido aunque muchos insistan en ello.

Desde la infancia una mujer tiene que reivindicar su sexualidad. Su libertad esta siempre puesta en duda. Debemos complacer al hombre en todo momento, sin investigar nuestras preferencias.

Otra cuestión anatómica que nos influye en ser como somos es nuestro pecho, nuestra silueta.... Si tenemos mucho, nos acomplejamos, andamos tapándonos para ocultarnos, utilizamos sujetadores reductores que nos crearan problemas de espalda,..  El pecho nos perjudica en las mesas de masaje, en las camillas de exploración médica... nada esta pensado para nosotras....

Si tenemos poco, tendremos complejos. Nos dirán que somos poco femeninas, usaremos sujetadores con relleno, tenderemos a ocultar nuestro cuerpo como si de un delito se tratara....

Esta biología es especifica de la Mujer cualquiera que sea su raza, etnia, estatura, credo o estatus social..... Y nos acompaña en nuestro ciclo vital si no la cambiamos por el camino....

Dicho esto, y volviéndonos al caso que me ocupa, Bouchard nació hombre. No se ni me importa cuando abandono este sexo. Si cuestionamos que por este hecho sea feminista  y como tal pueda presidir una organización defensora de la igualdad, a lo mejor lo que se cuestiona en realidad es si un hombre que quiere dejar de serlo podrá convertirse en Mujer o si por el contrario lo consideraremos como otro género aparte. Tal vez, si utilizamos como critica el hecho de que haya sido en un tiempo hombre estamos queriendo decir que solo se es Mujer si se nace siéndolo y que estas otras personas son mujeres de segunda clase.

El feminismo siempre se ha caracterizado por ser un pensamiento heterogéneo. Si su finalidad es clara los medios e instrumentos para alcanzarla difieren en formas, ideas y corrientes. Es el nuestro un movimiento plural en ideología y dinámico en su funcionamiento.... Donde otros y otras ven confrontación yo veo libertad de pensamiento y es así como pienso que el feminismo debe estar abierto a todas las personas que busquen ese fin ultimo que pretendemos: acabar con el patriarcado y con la supremacía del hombre hacia la Mujer... 

Por otro lado, las personas recién llegadas a nuestro sexo deben respetarnos. Deben comprender que no podrán sentirse nunca como nosotras, al igual que nosotras no podemos saber que sienten ellas, y desde ese respeto, podremos caminar juntas, de la mano hacia la transformación social. 

El género que se nos ha impuesto ha de cuestionarse y modificarse, no debiendo de contribuir las mujeres recién llegadas a que sean perpetuados. Ser Mujer es mucho mas que ir vestidas o maquilladas de una determinada forma. Es nuestra esencia, nuestra identidad, la forma de ver el mundo desde nuestra perspectiva.

Para concluir, creo que podemos criticar, cuestionar, la labor de una Presidencia, de si lo hace mal, bien, pero no debemos criticar a las personas por tener una sexualidad distinta a la nuestra porque si lo hacemos estaremos incurriendo en los mismos errores contra los que luchamos: la discriminación por razón de sexo, del Nuestro.





www.latostadora.com/VioletaLine
Tienda de camisetas online por un mundo mas igualitario


No hay comentarios:

Publicar un comentario