domingo, 12 de marzo de 2017




Solo un día

 
El pasado 8 de marzo fue el día de la  Mujer. Originariamente se denominó día de la Mujer Trabajadora pero fue rebautizado pues se cayó en la cuenta de que no es menor la labor que la Mujer desempeña en el hogar sin recibir retribución a cambio.
 
En esta entrada no volveré a contar el porqué  se celebra este día. Ya lo hice en la primera. Hoy me centraré en lo que representa.
 
 
El día de la Mujer es un día en el que se visibiliza, aún mas si cabe, la reivindicación de las Mujeres en todo el Mundo. Esta es: La Igualdad de Derechos y Oportunidades entre hombres y Mujeres. Pedimos Respeto al sexo femenino, que se rompan los estereotipos de nuestro género, en definitiva que se reconozca que somos ciudadanas de pleno Derecho. Queremos ser libres.
 
8 de marzo en Sevilla
 
   A poco que preguntes, que leas unas declaraciones, de gente con relevancia social, política, cultural, etc. todos  y todas te dirán que están de acuerdo con esta causa. Saben lo que es políticamente correcto. En nuestro país y sociedad actual algo se ha avanzado. No queda bien ante un micrófono o cámara o cualquier medio de prensa que se declare en contra de la Igualdad. No queda bien que se diga lo que muchos y muchas están pensando, esto es, "que las mujeres somos realmente inferiores al hombre. Que estamos en el lugar que nos corresponde, bajo su dominio".
 
 
En nuestro lento caminar hay continuos retrocesos. Esto se debe a que el Patriarcado es un ser vivo que respira y muta. Evoluciona y sutilmente a veces y otras explícitamente nos mantiene quietas impidiéndonos avanzar. El patriarcado nos mantiene sometidas, esclavas de nuestro paternalismo estúpido, de nuestras ansias de sentirnos "realizadas" a través de la maternidad, de nuestro absurdo miedo al Poder, a gobernar....Nos dice al oído que somos iguales al hombre mientras que nos ata con yugo al cuidado familiar, nos encomienda trabajos precarios con pocos sueldos, mientras nos imposibilita la conciliación. El patriarcado nos concede un Sistema de protección para que nos sintamos falsamente seguras, mientras nos deja a nuestra suerte. Morimos todavía a manos de los que una vez amamos o simplemente cometimos el error de dedicarles un gesto amable, o darles una cita....Vivimos todavía con miedo.
 
El cuerpo de la Mujer, nuestro cuerpo, sigue teniendo precio. Los hombres siguen haciendo uso de él por unos euros. Nos someten, nos esclavizan, pero a nadie parece importarle. Estamos acostumbradas y acostumbrados a vivir con la prostitución. La tenemos naturalizada. Somos consentidores y consentidoras de lo que ocurre a pocos pasos de donde vivimos.
 
La trata nos convierte en mercancía, nos despoja de nuestros derechos y de nuestra libertad. En muchos países nos mutilan, nos lapidan, y en todos nos violan.
 
Esto sigue igual y ya estamos en el S.XXI.
 
En nuestra sociedad  actual el patriarcado nos "permite "estudiar cualquier cosa. Somos libres de hacer lo que queramos. Lo habéis conseguido.. Nos dice. Al final de nuestras carreras nos damos cuentas de la verdadera realidad. No encontramos empleo, o es precario, o simplemente no podemos ejercerlo porque cuidar  es una actividad a tiempo completo, lo es todo, debe serlo si eres Mujer.
 
Las cíclicas Crisis económicas sacan a relucir el lobo que lleva dentro nuestra hipócrita sociedad. Nos arrebata lo poco que hemos conseguido.  Nuestros trabajos precarios se encomiendan a los hombres, pues ya no tienen nada que perder. Siempre se gobierna en favor del varón. El hombre sustentador de la familia regresa con fuerza, nos aparta para que le dejemos lo que siempre ha sido suyo: el mercado laboral. La Mujer vuelve a la casa de donde nunca salió del todo. Se nos despoja de nuestra única posibilidad de independencia.  Los medios de protección a la Mujer quedan postergados. No se les concede presupuesto económico. Somos prescindibles. Se nos hace callar a base de leyes y Decretos.  Las cuidadoras familiares pierden su alta en la Seguridad social, su única oportunidad de tener una pensión cuando sean ellas las mayores. Nadie alza la voz, (a fin de cuentas su labor no tiene ningún prestigio social).

Volvemos a perder nuestra escasa libertad.
 
 
Este último 8 de marzo muchas personas se manifestaron en pro de la Igualdad. También hombres porque se han dado cuenta de que el mundo que nos proponemos construir es mejor también para ellos........
 El día 9  nos despertamos con la resaca de que ¡podemos conseguirlo! pero nos dura poco. Las noticias nos desalientan de nuevo. Nos enteramos de que hay autoridades y alcaldes de nuestras ciudades  que no han comprendido  su significado.  Como ejemplo, este año el alcalde de Santiago de Freire (del PP aunque en machismo no hay ideologías políticas) en una charla o discurso cuenta este chiste:
" La mujer es capaz de sangrar sin cortarse, es capaz de dar a luz sin corriente, es capaz de tocar las narices sin acercarse..." ¡
¡Ja  ilustrísimo.!
 
Ha pedido perdón, faltaría más..... Dice que quería demostrar su máxima admiración hacia nosotras... (Nos cree tontas por lo visto)
 Este chistecito propio de una reunión de borrachos a media noche, nos hiere y nos hace pensar cuantos más de este tipo se harán sobre nosotras.....
 
Me pregunto cómo va el mundo a girar en violeta si nos gobiernan personas de esta calidad intelectual y humana....
 

Yo no quiero que me admiren por ser Mujer, aunque comprendo lo triste que es ser hombre.....
 
Nos queda mucho por hacer. Debemos aguantar los malos tiempos. No debemos doblegarnos ni amedrentarnos. Somos fuertes. La historia nos demuestra que somos resistentes. Por más "cargas "que nos añadan seguimos avanzando.
 
 No desesperéis, las niñas de hoy y las que vendrán hacen merecer nuestros esfuerzos.
 
Feliz vida a todas las Mujeres y a todos los hombres que quieran acompañarnos.
 
 
 
Os dejo con Bebe y su canción "Ella", pa fuera telarañas!!!

 



No hay comentarios:

Publicar un comentario